Terrible choque en Puerto Madero: un camión aplastó a dos autos y hubo cinco muertos y tres heridos


Habría sido provocado por un Renault 19 que iba a contramano. Al estrellarse contra el camión, murieron quemados sus 4 ocupantes. Y también el chofer de un Duna, que quedó bajo la carga de arena del acoplado.

Llegué minutos después, los bomberos también y fue desesperante ver cómo apaleaban arena para desenterrar a la gente y al mismo tiempo apagaban el fuego del otro auto", contaba muy conmocionada a Clarín ayer por la mañana la morocha Angélica Cabaña. Acababa de salir a las 9 de su trabajo en un restaurante de Puerto Madero. Había escuchado la explosión desde el otro lado del dique y vio el fuego de lo que fue un choque terrible: hubo cinco muertos y tres heridos, una de ellas embarazada de tres meses y en estado grave, tras el accidente que protagonizaron un camión, dos autos y una camioneta. El choque fue sobre la avenida Huergo al 300, y aunque ayer por la noche todavía no se había confirmado el motivo que desencadenó el accidente, los testimonios que Clarín recogió en el lugar del hecho señalan al conductor de uno de los autos -un Renault 19- como el posible culpable del choque. Unos minutos después de las 9 el destino de cuatro vehículos se cruzó detrás del edificio Libertador. Desde el sur de la Ciudad hacia el norte iban un Renault 19, un Fiat Duna y una camioneta Dodge antigua. Y en sentido contrario venía un camión con acoplado, cargado de arena. Según contó Víctor Acosta, el marido de una de las heridas, el Renault iba a gran velocidad y superó a un auto -que en realidad podría haber sido la camioneta Dodge- por la izquierda, pero al hacerlo invadió la mano contraria. En ese tramo la avenida tiene una elevación, que según los peritos, pudo haber interferido en la visión del chofer del Renault. Este chocó de frente contra el camión, el auto explotó y se quemó. Comenzó a dar trompos y finalmente quedó mirando al sur, el lado contrario hacia el que circulaba. Tres de los cuatro ocupantes murieron allí, carbonizados. El cuarto falleció camino al Instituto del Quemado. Ninguno había sido identificado hasta anoche. El director del SAME, Alberto Crescenti, informó que había llegado con "90 % de quemaduras en el cuerpo". Finalmente el camión, fuera de control, se cruzó sobre la avenida y rozó la cola de la Dodge. Aún así la caja de la camioneta quedó destruida. Sus ocupantes bajaron caminando, sin poder creerlo. Todavía descontrolado el camión avanzó unos metros más y se incrustó contra la pared de un predio de la Prefectura. Y en ese momento el acoplado volcó sobre el Duna, lo aplastó y lo sepultó bajo su carga de arena. Entonces se vivieron los momentos más dramáticos. Cuando llegaron los bomberos ni siquiera imaginaban que debajo de la montaña de arena había un auto con gente. El conductor del Fiat murió allí y los heridos fueron trasladados al Hospital Argerich: Blanca Giménez, embarazada, llegó con un paro respiratorio y la revivieron; su hermana, Verónica, con un traumatismo de pelvis y varios golpes; y su hijo, Santiago Acosta de 1 año y 5 meses, con escoriaciones en la cara (ver página 52). "El conductor del Duna murió por asfixia y el cuadro de los heridos se agravó porque quedaron bajo de la arena varios minutos", explicó Juan José Waisman, jefe de guardia del hospital. El conductor del camión bajó de la cabina en estado de shock: "Tenía los papeles del camión en la mano. Los estrujaba. La Policía le hablaba y él respondía cualquier cosa. Miraba toda la escena horrorizado. Se sentó en el cordón y se quedó mirando hacia la nada", contó Angélica Cabaña. En el lugar del choque circulaban otras dos versiones: que el Renault había hecho una maniobra imprudente, para evitar un pozo y que el conductor estaba presuntamente alcoholizado. Es que adentro del auto habrían encontrado botellas. Fuentes de la Policía le dijeron a Clarín que lo revelaría la autopsia. Esta tragedia viene a avivar la polémica sobre el scoring, el sistema de registro por puntos, aprobado hace una semana por la Legislatura porteña y que debería ponerse en marcha dentro de seis meses. Especialistas en seguridad vial cuestionan su factibilidad e incluso consideran que sería imposible de aplicar (ver página 52). Fuentes de la Comuna le dijeron ayer a Clarín que "en la Ciudad se maneja con mucha irresponsabilidad. Por eso buscamos potenciar la presencia en las calles del Cuerpo de Agentes de Tránsito, para que actúen de manera disuasoria". Pero ayer la ex Guardia Urbana no estaba en las calles, ya que trabaja de lunes a viernes. Y hasta ahora no ha demostrado si realmente puede resultar efectiva ya que en la Ciudad faltan controles de tránsito y las sanciones nunca tienen fuerza. Ayer el conductor del camión continuaba detenido en la comisaría 22, procesado por homicidio culposo hasta que, en función de las pericias, quede determinado quién fue el responsable de este terrible accidente.

Clarín: http://www.clarin.com/diario/2008/02/17/laciudad/h-05015.htm

Trágico choque en Puerto Madero: liberaron ayer al chofer del camión Es porque por ahora la investigación no arroja elementos que lo responsabilicen del accidente que el sábado dejó cinco muertos. La Policía negó que en el auto involucrado en el choque hubiera bebidas alcohólicas.

+Clarín: http://www.clarin.com/diario/2008/02/18/laciudad/h-03615.htm

Tras dos días, identifican al conductor del Renault

+Clarín: http://www.clarin.com/diario/2008/02/19/laciudad/h-03802.htm

El terrible choque sumó otra víctima

+Clarín: http://www.clarin.com/diario/2008/02/21/laciudad/h-04404.htm

 



 
horiz
Nombre:
E-mail:
Teléfono:
Consulta:
pie
 
pie