Cuatro adolescentes murieron al ser atropellados por un auto


El hecho ocurrió en la ruta 26, cuando los jóvenes regresaban de un cumpleaños

Cuatro adolescentes, dos de 13 años y dos mellizos de 14, que regresaban de un cumpleaños, murieron en la madrugada tras ser atropellados por un auto en la ruta 26, a la altura de la localidad de Maquinista Savio, en el partido bonaerense de Escobar.

Fuentes policiales también dijeron a LA NACION que otro chico, de 14, que iba con el grupo, se salvó milagrosamente y sólo recibió golpes leves.

El segundo jefe de la comisaría 7a. de Pilar, Pedro Aguirre, que colabora en la investigación, relató a este diario que el accidente ocurrió alrededor de las 3, en el cruce de la ruta 26 con la calle Honduras, en una zona con poca iluminación, conocida como Lagomarsino, una de las más pobres del distrito.

"Un Ford Taunus rojo que venía por Honduras con intención de cruzar la ruta, según relataron testigos, fue chocado por un Chevrolet Astra gris oscuro, que circulaba hacia Escobar, tras lo cual comenzó a hacer trompos. El conductor del Astra perdió el control y atropelló a cuatro de los menores que caminaban por la banquina de tierra. El quinto chico apenas sufrió algunos raspones tras ser arrastrado unos 80 metros."

Según la fuente policial, como consecuencia del impacto, los adolescentes fallecieron en el acto.

Cuando los efectivos llegaron al lugar, indicó Aguirre, vieron "cuerpos desparramados alrededor del Astra, fue terrible".

También estaba el conductor del Taunus, según el jefe policial, a quien en una ambulancia se le sacaron sangre y muestras de orina para corroborar si había rastros de alcohol o de drogas. Si bien Aguirre no divulgó el nombre del conductor del Taunus, sólo confirmó que se trata de una persona vecina del partido de Escobar, que tiene 31 años y que quedó en libertad.

En el humilde barrio Ovejero, sobre la calle Catamarca, donde vivía la mayoría de los adolescentes, los vecinos, anonadados por el accidente, se acercaron para acompañar a las familias damnificadas. Entre los comentarios de dolor muchos vecinos criticaron la falta de señalización en la zona.

"Todavía no podemos creer lo que pasó. Los chicos fueron a un cumpleaños y volvían porque era la hora que les habían puesto los padres. La mamá está destrozada", expresó a LA NACION una tía de Maximiliano Torres, de 13 años, fallecido en el accidente. Las otras víctimas fueron Silvio, Andrés y Facundo.

En tanto, el otro chico de 14 años, Gastón Maldonado, sólo sufrió un golpe en la cintura, "pero está muy shockeado", según explicó su padre, José Luis, a LA NACION. "Dijo que se agachó a recoger una moneda, cuando vio que avanzaba una luz hacia ellos. El auto atropelló a sus amigos y a él apenas lo tocó", indicó.

El conductor del Chevrolet, Sebastián Ribak, de 29 años, fue trasladado por su familia a un sanatorio privado de la San Isidro, "pero sigue aprehendido y con la custodia de dos policías", confirmó Aguirre.

El hecho, que fue caratulado como homicidio culposo, quedó a cargo de la Unidad Fiscal N° 2 de Pilar, a cargo de Alejandro Musso, que ordenó la rápida detención del conductor del Chevrolet Astra.

LaNación: http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=103634

Cuatro chicos de 13 y 14 años mueren atropellados por un auto 

EN LA RUTA 26, QUE UNE LOS RAMALES PILAR Y CAMPANA DE LA PANAMERICANA. Eran mellizos y dos amigos que volvían de una fiesta. Caminaban por la banquina cuando un vehículo, al chocar con otro, perdió el control y se llevó por delante a las víctimas. Otros dos pibes se salvaron de milagro. El conductor está detenido.

 

Los seis chicos habían salido de una fiesta en Pilar, y estaban volviendo a sus casas en Escobar. Caminaban por la banquina de tierra de la ruta 26. Mientras tanto, un Chevrolet Astra circulaba en la misma dirección, aparentemente a alta velocidad. Al llegar al cruce de la calle Honduras, el vehículo chocó con un Ford Taunus, dio varios tumbos y atropelló y mató a cuatro de los cinco adolescentes. Dos eran mellizos de 14 años, los otros dos tenían 13.

 

La tragedia ocurrió cerca de la 1.30 de la madrugada, en el kilómetro 28 de la ruta 26, en la localidad de Lagomarsino, una zona pobre y con mala iluminación. Esta ruta une Ingeniero Maschwitz con Del Viso, ya que comunica los ramales Campana y Pilar de la Panamericana.

 

Lo seis amigos habían estado en Pilar, en el cumpleaños de un primo de uno de ellos. Como la mayoría de los invitados eran más grandes, los chicos se aburrieron y decidieron volver más temprano a sus casas, en el barrio Ovejero del partido de Escobar.

 

El Chevrolet Astra, de color gris oscuro, venía desde Del Viso hacia Escobar, y según relató una testigo circulaba a alta velocidad. A la altura de la calle Honduras chocó con la trompa de un Ford Taunus rojo que quería entrar en la ruta 26. Las pericias aún no habían determinado si el conductor del Astra tuvo la culpa del accidente o si el Taunus se le apareció por sorpresa y no lo pudo evitar.

 

Lo cierto es que el Astra salió despedido, dio varios tumbos y se fue para el lado de la banquina, donde atropelló a los jóvenes. Las víctimas murieron en el acto: fueron identificadas por la Policía como los mellizos Emir y Facundo Paredes, de 14 años, y sus amiguitos Antonio Torres y Silvio Ojeda, de 13.

 

"Sintieron el ruido del choque y cuando se dieron vuelta ya tenían el coche encima. Mi hijo se salvó de milagro porque se agachó a juntar un moneda. El Astra lo golpeó y lo hizo salir despedido, pero no lo arrastró, como a los demás", contó el padre de uno de los adolescentes.

 

En tanto, Carlos Ojeda, padre de Silvio, agregó que "fue terrible. Cuando llegué al lugar del accidente los cuatro chicos estaban desparramados", según consignó la agencia Télam.

 

En el caso participaron efectivos del destacamento policial Lagomarsino, que queda a unos 200 metros de la casa donde las víctimas habían ido a la fiesta, y también cerca de la escuela a la que iban dos de ellos. Según confirmaron fuentes policiales, el conductor del Astra se llama Sebastián Rivas, y tiene 24 años. Como también terminó con lesiones, lo llevaron al Hospital de Pilar, aunque por la tarde fue derivado a la clínica Las Lomas, en el partido de San Isidro. Está con custodia policial, porque el fiscal Alejandro Musso, de la Unidad Funcional de Investigaciones (UFI) N° 2 de Pilar, pidió su detención.

 

El conductor del Taunus, en tanto, se llama Ernesto Yrigoyen, y si bien quedó como imputado en la causa no lo detuvieron. La carátula del caso es "Homicidio agravado por multiplicidad de víctimas".

 

El fiscal Musso también pidió que al conductor del Astra se le tomaran muestras de sangre y orina, para corroborar si estaba alcoholizado o drogado. Según fuentes policiales, en el Astra habrían encontrado una tableta con comprimidos de un conocido sedante.

 

El accidente conmovió a los vecinos. A las 18, unas 150 personas hicieron un piquete en la ruta 26 a la altura de la estación Maquinista Savio, e incluso prendieron neumáticos. Reclamaron más medidas de seguridad. "No hay una sola cuadra en la que no hayan baches. Las barreras nunca funcionan bien, la iluminación es muy mala, siempre hay accidentes. Queremos que el municipio o la Provincia nos den una respuesta, que pongan semáforos, lomos de burro o algo", se quejó Gustavo Ojeda, tío de uno de los chicos que murió.

Clarín http://www.clarin.com/diario/2008/08/04/laciudad/h-01729593.htm

 



 
horiz
Nombre:
E-mail:
Teléfono:
Consulta:
pie
 
pie