La Corte Suprema vuelve a respaldar a las compañías de seguros


En otro fallo relevante consideró que la franquicia pactada entre asegurado y asegurador es válida y oponible al damnificado en un accidente de tránsito

La Corte Suprema volvió a respaldar a las compañías de seguros al considerar que las franquicias pactadas con el asegurado -las cláusulas fijadas por las que sólo debe responder la aseguradora cuando el daño excede un determinado monto- son válidas y oponibles a la víctima en un accidente de tránsito.

El fallo adquiere una singular importancia por dos motivos:

* En primer lugar, porque se dicta en momentos en que la tasa por accidentes de tránsitos se encuentra en franco ascenso, especialmente aquellos protagonizados por automotores afectados al transporte público.

* Además, porque contradice el plenario dictado a fines del 2006 por la cámara civil en la causa "Obarrio, María c/ Microómnibus Norte SA". 

Allí, 28 jueces que integran la cámara habían establecido que en los contratos de seguro de responsabilidad civil de vehículos destinados al transporte público de pasajeros, la franquicia como límite de cobertura no era oponible al damnificado (transportado o no) en un accidente de tránsito.

Este plenario ocasionó que las aseguradoras, frente al reclamo de los terceros damnificados en accidentes de tránsito de transporte público, afronten el pago de indemnizaciones, aún cuando éstas fueran inferiores al monto estipulado en la franquicia (ver nota: "Aseguradoras: ratifican criterio que elimina el límite de responsabilidad").

La causa
En el caso, la compañía aseguradora apeló ante la Corte una sentencia de la cámara civil que la había condenado a resarcir a una víctima de un accidente de tránsito, aún cuando el monto de la indemnización resultaba menor al establecido en la franquicia estipulada en el contrato de seguro. (ver fallo completo provisto por elDial.com)

Por tratarse de cuestiones análogas a las resueltas en la causa “Cuello”, el máximo tribunal remitió a los fundamentos esgrimidos al momento de fallar aquella sentencia.

En ese caso, los jueces habían establecido que la cláusula de la franquicia convenida entre asegurador y asegurado era válida, está "legalmente prevista" y es oponible al damnificado.

El alto tribunal consideró que la limitación de la responsabilidad de las aseguradoras derivada de la franquicia surgía de la Ley Nacional de Tránsito y de la resolución 25429/97, dictada por la Superintendencia de Seguros de la Nación.

Los jueces indicaron que esta última resolución impone que el asegurado participará en cada acontecimiento cubierto que se tramite por la vía administrativa o judicial con un importe obligatorio a su cargo de $ 40.000.

“En consecuencia, la franquicia está legalmente prevista y opera como un límite consistente en una fracción del riesgo no cubierta por la cual el asegurado debe participar en cada acontecimiento dañoso”, sostuvieron los magistrados.

Repercusiones
Juan Pablo Chevallier Boutell, abogado especialista en derecho de seguros y socio de Beccar Varela, indicó que frente al  plenario Civil "Obarrio", que resolvió que la franquicia en los contratos de seguros no es oponible a terceros, la Corte ha resuelto en más de un caso lo contrario; es decir, que la franquicia es oponible al tercero damnificado.

El especialista resaltó que esta situación implica una paradoja por cuanto los jueces de esa Cámara y los de primera instancia del mismo fuero, aun con lo resuelto por la Corte, están obligados a ajustar sus decisiones a lo resuelto por el plenario.

"Nos encontramos entonces por una parte con un Plenario obligatorio para el fuero y por otra con la Corte, que resuelve en sentido opuesto, de lo que resulta que quienes consideren que les asiste derecho por sostener lo contrario que el Plenario, no tienen otra alternativa que recurrir en cada caso ante la Corte, dado que sus fallos solo obligan a las partes de ese caso particular", aseguró.

Domingo López Saavedra, socio de López Saavedra, Armando, Esnaola & Vidal Raffo, aseguró que la sentencia de la Corte es correcta, porque "la franquicia deducible representa una fracción del riesgo no cubierta por la póliza por lo que el juez debe aplicarla sin que ello sea inconstitucional".

También afirmó que "la limitación del riesgo y la franquicia deducible son razonables por cuanto ningún asegurador dispondría de un capital suficiente si no se conoce cual es la responsabilidad que asume al emitir una póliza".

El abogado consideró que la razonabilidad de la cláusula de la franquicia también esta dada porque "el artículo 118 de la Ley de Seguros establece que la sentencia que se dicte contra el asegurado será ejecutable contra el asegurador en la medida del seguro", concluyó.

Ratificación
De esta manera, la Corte consolida su jurisprudencia en materia de la validez de la franquicia frente al tercero damnificado en accidentes de tránsito.

Además del ya conocido precedente “Cuello”, el máximo tribunal adoptó la misma resolución en la causas “Gauna” y “Villareal”.

Allí, los jueces del alto tribual indicaron que la franquicia prevista en el contrato de seguro celebrado entre la compañía de seguros y el asegurado “es oponible al tercero damnificado” y que “la sentencia no podrá ser ejecutada contra la aseguradora sino en los límites de la contratación”.

Es decir que libera a las compañías aseguradoras del deber de responder cuando el monto del daño sufrido sea inferior a la cantidad estipulada en la franquicia.



 
horiz
Nombre:
E-mail:
Teléfono:
Consulta:
pie
 
pie